Ir al contenido principal

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho (Miguel de Cervantes)

HE THAT TRAVELS FAR, KNOWS MUCH

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho (Don Quijote)
Nuestro autor fue un viajero vocacional y se quedó con las ganas de ir a las Indias común refugio de los pobres generosos8. Pero anduvo lo suyo: conocía Italia, Portugal, Barcelona y Andalucía y su aventura militar y su cautiverio le llevaron también a tierra de infieles. En el Persiles se ve con claridad la mente viajera de Cervantes, su gusto por lo exótico, su curiosidad geográfica y las paradójicas ganas de llegar a sentir los deseos de volver que siempre están en el corazón del verdadero viajero. El viaje tiene efectos muy semejantes a la lectura pues el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho9” y “Las luengas peregrinaciones hacen a los hombres discretos10”.


El viaje es un tema muy cervantino, el viaje como metáfora del conocimiento, del aprendizaje de lo que el mundo ofrece y de puesta a prueba de nuestro temple. Viajar es una manera muy natural de alcanzar conocimiento. Ahora viajar puede parecernos algo trivial, pero para Cervantes era una experiencia decisiva, la del desarraigo, la de la aventura, el estar de más y saberse fuera de la protección del hogar y de la patria. Viajar y leer fueron las ocupaciones preferidas de Cervantes cuando estuvo libre de tenerlas. A través de su obra tenemos la certeza de que estamos leyendo a un lector casi compulsivo, a un hombre curioso y enterado a alguien, sobre todo, que no sólo sabe lo suyo sino que se siente irresistiblemente atraído por lo que saben y dicen los demás. Sus lecturas fueron muy variadas, seguramente todo lo variadas que podían ser y, de largo, infinitamente más amplias que las de un hombre común. Libros de todo tipo, historia, geografía, filosofía natural, lógica, teología, han sido fuente para su inspiración, para ese pensar y discurrir por cuenta propia que es tan característico de Cervantes y de sus personajes señeros. 


8 Novelas ejemplares, La española inglesa. 
9 Quijote, II, 25.
10 Novelas ejemplares, Licenciado Vidriera. 

http://digital.csic.es/bitstream/10261/9590/1/Mirándonos%20en%20el%20claro%20espejo%20de%20Cervantes.pdf

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enséñame, Señor, tus caminos

Son tantos los lugares recorridos
y tantos los sueños tenidos
creyendo y afirmando
que no hay más caminos
que aquellos que marca el caminante,
que hoy mi palabra duda y teme alzarse.

Pero desde este lugar en que me encuentro,
a veces sin rumbo y perdido,
a veces cansado y roto,
a veces triste y desilusionado,
a veces como al inicio,
te susurro y suplico:

Enséñame, Señor, tus caminos;
tus caminos verdaderos,
tus caminos desvelados y ofrecidos,
seguros, limpios y fraternos,
tus caminos de gracia, brisa y vida,
tus caminos más queridos,
tus caminos de "obligado cumplimiento",
tus caminos a contracorriente
de lo que que más propaganda ofrece,
que se recorren en compañía
y nos dejan a la puerta de tu casa solariega.

Llévame por tus avenidas de paz y justicia,
por tus rotondas solidarias y humanas,
por tus autopistas de libertad y dignidad,
por tus cañadas de austeridad y pobreza,
por tus sendas de utopía y novedad,
y si es preciso, campo a través siguiendo tus huellas
y por la c…

Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él

Camina continuamente, avanza sin parar; no te pares en el camino, no retrocedas, no te desvíes. El que se para no avanza. El que añora el pasado vuelve la espalda a la meta. El que se desvía pierde la esperanza de llegar. Es mejor ser un cojo en el camino que un buen corredor fuera de él. 
San Agustín de Hipona (Sermón 169, 18)


Je suis Terre Fertile

Je suis Terre Fertile

"Le Seigneur prépare pour tous les peuples sur cette montagne, un festin de viandes grasses, un festin de bons vins" (Isaïe 25,6)

Je vous invite à ne pas partir que pour mieux rentrer en vous-mêmes. Et si même vous ne partez pas, il est possible de trouver votre terre intérieure. Qui que vous soyez, quelle que soit votre peine ou votre solitude, il y a des instants heureux pour vous : des chemins, des ruisseaux, des quartiers de votre ville, la mer qui invite à la sérénité, la montagne qui dit : "redresse-toi".   (Jean Sulivan)

Je regarde, j'écoute, je goûte et je célèbre la nature en dehors de toute notion du temps. C'est comme se laisser traverser par le temps, lâcher prise; ici, rien ne m'oblige à maîtriser le temps. Humer ces bouffées de grâce en revenant au plaisir de l'essentiel; j'aime d'être... C'est dans la contemplation et le silence que j'avance dans ma quête spirituelle et dans mon parcours vers la simp…